10 criptomonedas que no son el Bitcoin, pero que conviene conocer


criptomonedas

Las criptomonedas han vivido un segundo renacer en los últimos meses, rompiendo las barreras de la anterior subida y alcanzando máximos históricos en su precio. Desde la anterior subida, las mejores monedas se han mantenido en uso y su precio ha aumentado, a la vez que han surgido otras con características muy prometedoras. Por ello, vamos a ver cuáles son las mejores monedas alternativas al bitcoin y por qué has de conocerlas.

Ethereum (ETH)
La segunda criptomoneda más popular del mercado es también la culpable de que haya escasez de tarjetas gráficas en el mercado. Su algoritmo hace que sea ideal para minarse con tarjetas como las RTX de NVIDIA, donde puedes recuperar lo invertido en una 3070 (a precio de mercado real) en unos tres meses.

Su blockchain funciona de una manera particular, ya que además de descentralizada, es programable para que los desarrolladores puedan usarlo para crear nuevas aplicaciones descentralizadas, llamadas dapps. Gracias a ello, otras monedas pueden usar su blockchain, como algunas que veremos más adelante. También es el blockchain que usan los NFT.

Binance Coin (BNB)
Esta criptomoneda, creada por el portal de intercambio de criptomonedas Binance, es muy usada en la actualidad. Empezó como medio de pago para comisiones en Binance a cambio de ahorrarse un porcentaje, pero poco a poco cada vez la usan más proveedores de pago. Usa el blockchain de Ethereum.

Bitcoin Cash (BCH)
Surgió como fork de Bitcoin debido a las altas comisiones que tiene el Bitcoin en la actualidad. Así, el Bitcoin es bueno de cara al ahorro y a la inversión, pero como medio de pago sale más rentable usar otras monedas como Bitcoin Cash. Su valor, sin embargo, no se ha disparado tanto con el del Bitcoin en los últimos años.

Tether (USDT)
USDT es la criptomoneda que más volumen de dinero mueve, por encima incluso del propio Bitcoin. La clave es que es una stablecoin, lo que implica que su precio está ligado al de una moneda fiat, en este caso al dólar. Gracias a ello, su valor siempre es 1, y es muy cómoda para realizar traspasos de dinero sin miedo a perder valor por las fluctuaciones que tienen las criptomonedas.

USD Coin (USDC)
De manera similar, encontramos a USD Coin, una stablecoin cuyo valor también va pegado al dólar. Es la más usada por instituciones como VISA o Coinbase y para pagar a empresas. USDT, por su parte, es más usada por traders e inversores.

Cardano (ADA)
Esta criptomoneda cuenta con una plataforma de contratos inteligentes de código abierto con fácil escalabilidad gracias a su arquitectura por capas. Puede gestionar un alto volumen de transacciones financieras, y también permite el uso de dapps. Su forma de minado para comprobar las transacciones requiere mucha menos energía que otras monedas como bitcoin.

Litecoin (LTC)
Esta es también una de las criptomonedas más populares en todo el mundo, y fue la segunda en crearse. Su diseño técnico es idéntico al de Bitcoin, ya que fue pensada como alternativa a esta moneda, pero orientada a transacciones de bajo valor con bajas comisiones.

Ripple (XRP)
Esta criptomoneda nació para convertirse en el referente de pagos usando criptomonedas en todo el mundo gracias a unas comisiones bajísimas. Cada nodo que la conforma actúa como un sistema de cambio local, acelerando las transacciones, que pueden llegar a realizarse en apenas 4 segundos, en comparación con las decenas de minutos o incluso horas que puede llegar a tardar con Bitcoin.

Dogecoin (DOGE)
Aunque pueda parecer una moneda meme por usar al perro Shiba Inu del popular meme de Doge, en realidad la criptomoneda tiene un sistema bastante avanzado ideal para realizar pagos de pequeñas cantidades, donde se llegó a usar para dejar propinas en algunas plataformas como Twitch o Reddit. Su protocolo está basado en el de Litecoin, donde cada bloque tarda 2,5 veces menos que con Litecoin.

Polkadot (DOT)
Por último, tenemos a Polkadot, uno de los proyectores de blockchain 3.0 más avanzados que hay. Es de código abierto, y está compuesto por varios blockchains: Relay chain, el principal en el que se realizan las transacciones; Parachain, blockchains secundarios, y Bridges, que permiten conectar con blockchains externas. Es una moneda fácilmente escalable, personalizable, y con gran interoperabilidad.

 

Ver información original al respecto en Fuente>

__________

NOTA: Los interesados en información sobre contrato de soporte Asistencia Tecnica de SATINFO y/o licencia de uso/actualizaciones de sus utilidades, contacten con info@satinfo.es
__________

Este blog no se hace responsable de las opiniones y comentarios de los textos en los que se cita la Fuente, ofreciendo su contenido solo para facilitar el acceso a la información del mismo.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Los comentarios y los pings están cerrados.

Los comentarios están cerrados.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies